Vuelta a Europa

La mujer en el régimen comunista

Manuel Chaves Nogales

Ha sido la mujer la que ha sufrido más duramente las consecuencias de la revolución. El tránsito del viejo régimen al régimen comunista se ha hecho principalmente a costa de la mujer. Y, caso curioso, es la mujer rusa la que defiende y en gran parte mantiene el comunismo.

Las primeras arremetidas del comunismo fueron contra todos los atributos de la feminidad. Se les quitaba el derecho a educar a sus hijos, se condenaban sus ancestrales virtudes domésticas, se despreciaba su fidelidad al marido y su humildad ante el pater familias, se iba en la propaganda del comunismo hasta los tibios rincones del hogar que ella había cuidado amorosamente, para destruirlos implacablemente al grito de “Son prejuicios burgueses”.

El efecto de esta propaganda no lo comprenderá nunca un latino, porque así como nuestras mujeres son en la vida social un elemento conservador, la mujer rusa es un formidable fermento revolucionario, no ya en los núcleos puestos al margen de la vida social por el antiguo régimen, sino en todas las clases sociales. El sentimiento revolucionario de la mujer, lo mismo entre las aristócratas que entre las aldeanas, es siempre superior al del hombre.

Súbitamente, la mujer rusa se encontraba en medio de la calle, abandonada y desprovista de sus seculares atributos, casi desnuda. Entonces no tuvo más remedio que sumarse a la revolución. Y lo hizo con el fervor que la mujer es capaz de poner en su esfuerzo cuando se cree investida de una misión providencial.

Ya en 1924 había más de sesenta mil mujeres que formaban parte de los soviets rurales, y en la actualidad pasan de cien mil. Los congresos cantonales tienen unos veintitrés mil miembros femeninos y mil doscientas mujeres trabajan  en los soviets de los cantones. En la provincia de Moscú, el 20 por 100 de los presidentes de los soviets rurales son mujeres. En los comités ejecutivos provinciales el 21 por ciento de los miembros son también femeninos. (Perdón, he formulado el deliberado propósito de no hacer en mi reportaje sobre Rusia una sola referencia a los datos estadísticos que tanto aman los bolcheviques; pero en este caso las cifras eran elocuentísimas. No reincidiré.)

En pago a esta colaboración, el comunismo ha dado a la mujer lo siguiente; mayoría de edad a los dieciocho años, en la plenitud de todos sus derechos civiles: facultad de ser elegidas desde esa edad para todos los cargos de la Unión; transformación del matrimonio , de un sacramento a un simple acto de registro sin más finalidad que hacer constar oficialmente la comunidad de intereses de dos personas unidas libremente; divorcio a demanda de las dos partes o de una sola; separación de bienes; derecho de la mujer a conservar su apellido y a fijar el lugar de su residencia independientemente de la voluntad de su marido. La ley establece, sin embargo, que los cónyuges se deben ayuda mutua en caso de paro forzoso, de enfermedad o de incapacidad para el trabajo, y estas obligaciones no pueden eludirse ni aún por medio del divorcio.

La poligamia está penada, y cada uno de los cónyuges tiene derecho a exigir del otro antes del casamiento un certificado médico de sanidad.

Los hijos no son legítimos ni ilegítimos, todos son iguales, y sus padres están obligados a alimentarlos y educarlos –en tanto el gobierno soviético no esté en condiciones de hacerlo- contribuyendo por partes iguales. En caso de separación de los cónyuges, el que conserve consigo al niño tiene derecho a percibir del otro, sea hombre o mujer, una pensión alimenticia.

Mujeres policía

La mujer trabaja como el hombre y por el mismo salario; tiene acceso a todos los talleres, excepto aquellos en los que la labor se considera nociva para su salud. El trabajo de noche les está absolutamente prohibido, y tienen dos días de descanso al mes, con salario; se les paga igualmente el salario durante ocho semanas antes del parto y ocho semanas después. Mientras amamanta al hijo, la obrera tiene derecho a dos interrupciones de media hora cada una durante la jornada de trabajo. Desde 1917 están totalmente abolidas las penalidades del aborto, aunque éste solamente se puede practicar en los establecimientos sanitarios oficiales, y para ello se tropieza siempre con ciertas dificultades como no sea en los casos en que lo consideran indispensable.

Todas estas conquistas dan un aire bizarro y satisfecho a las mujeres rusas. Cuando se refieren a la vida de las mujeres en los países capitalistas tienen el mismo tono conmiserativo que las nuestras usan para condolerse de la situación de las mujeres mahometanas. Están tan orgullosas de sus conquistas que por nada del mundo volverían al régimen anterior. Este fervor revolucionario es tal que cierran los ojos a la realidad y ni siquiera ven las terribles dificultades materiales con que tropiezan en la situación actual de Rusia para el desenvolvimiento de su vida. La crisis de trabajo, que de hecho invalida toda la protección de las trabajadoras, la escasez de viviendas, que impide la formación de matrimonios, y el atraso de la industria, que les priva de lo más indispensable, incluso de vestirse y calzarse, no son para ellas más que accidentes. Yo he visto a estas muchachitas comunistas pasear aliviadamente arrebujadas en una vieja chaqueta de hombre y con un trapo de tejido basto aldeano por todo atavío. Es maravilloso ver cómo han prescindido aun de lo que nosotros creíamos substancial en la naturaleza femenina.

Claro que esto es solo en lo que se refiere a la minoría que hoy rige los destinos de Rusia. Pero esta minoría es de hecho lo único que hay en la masa amorfa de los millones de habitantes del territorio ruso. Ya sé que además de estos millares de muchachas comunistas que van en piernas o con calcetines, porque no hay medias, hay muchos miles de mujercitas que darían todas las conquistas de la revolución por un par de medias de seda.

Y en esto va a darse un caso muy curioso. El gobierno soviético está invirtiendo grandes cantidades en la creación de fábricas de seda artificial distribuidas por todo el territorio ruso. Pero no porque se conduela de esta necesidad burguesa de las jovencitas de la Unión, sino, simplemente, porque las fábricas de seda artificial se pueden transformar rápidamente , en un momento dado, en fábricas de material de guerra.

Prodigio de la química, que vincula la defensa armada de la revolución en la supervivencia de una fruslería burguesa; las medias de seda.

12/9/1928

Categorías:Vuelta a Europa

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s