Comentario

14 de abril: ¡Viva Fontdevila!

Gil Toll

El 14 de abril de 1931 fue un día de euforia colectiva en las calles de las ciudades españolas. Éibar había dado el pistoletazo inicial a las 6 de la mañana proclamando la República desde el ayuntamiento. Al mediodía era Barcelona la que marcaba el paso con Lluís Companys y Francesc Macià. Los telegrafistas del palacio de las comunicaciones de Madrid, espoleados por las noticias que recibían, decidieron izar la bandera republicana en la fachada del edificio que se encuentra frente a la fuente de Cibeles.
Por las calles circulaban automóviles con la bandera republicana. Los peatones lanzaban vítores a la República, cantaban o tarareaban la Marsellesa y el himno de Riego. Entre estas se oyeron voces que proclamaban !Viva Fontdevila! en relación al director de Heraldo de Madrid, el periódico que había liderado la resistencia a la dictadura de Primo de Rivera y la opción republicana como una catársis colectiva de un país atenazado por una monarquía incapaz de dar solución a las aspiraciones de modernización del país. En los meses anteriores al 14 de abril, el periódico publicó contundentes artículos de opinión en los que se defendía la opción republicana. Buena parte de los partidos políticos habían participado en el Pacto de San Sebastián para trabajar unidos en favor de la República y la idea ganaba consenso en la sociedad española. Los artículos del abogado Juan Sánchez Rivera eran especialmente duros y uno de ellos fue respondido con la suspensión del periódico. Un hecho recogido por The New York Times como una muestra de la convulsión política de la España de 1930.
Fontdevila era un personaje muy popular por la personalidad que daba al periódico que dirigía y por su presencia en la vida social madrileña. Las tertulias, los cafés y los teatros eran el territorio natural del periodista cuando acababa su jornada en el periódico vespertino. Retomaba así la vida bohemia que había desarrollado en Barcelona, donde llegó a estrenar un par de obras teatrales.
El papel de la prensa en la gestación de la primavera republicana española fue alabado por el político republicano Joaquim Salvatella ante la misma rotativa de Heraldo de Madrid el 14 de abril. El agrarista gallego Basilio Álvarez llegó a proponer un homenaje público a Fontdevila, que no se llegó a celebrar. Los sucesos políticos se aceleraron en los días siguientes y poco espacio quedó a los periodistas para más celebraciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s