Cuando Ruano fue nazi

Plàcid Garcia-Planas / Rosa Sala Rose

Preámbulo del libro “El marqués y la esvástica”

“Smoking / traje largo”, exige la invitación.

Madrid es capital. El Ritz, su bombonera. Y el salón Real del hotel huele a zarzuela de tomates en texturas.

Es una cena de gala. Sirven el primer plato, y en el bolsillo de mi esmoquin guardo, doblado, un artículo que habla del amor.

Cuando Ruano fue republicano

Carlos García Santa Cecilia

Antes de la liquidación definitiva a la que parece condenado César González-Ruano, uno de esos escritores, afirma Manuel Jabois, “sobre los que uno no para de leer sin haberles leído una sola línea”, conviene dejar constancia de su paso por Heraldo de Madrid, periódico en el que destacó y del que fue una de sus figuras indiscutibles. Hablamos de un tiempo muy anterior a su polémico paso por los escenarios de la guerra mundial, cuando el joven Ruano todavía era un intrépido redactor de ideología inequívocamente liberal que intentaba abrirse paso en el mundo del periodismo y de la literatura.

Por qué escribí “6 hombres marcados”

Marina Pino

Durante la larga y laboriosa redacción del libro “A cambio del olvido. Una indagación republicana.1872-1942”, escrito en colaboración con Jon Juaristi, me preguntaba a menudo por la suerte corrida por la Brigada del Banco de España, que ocupaba bastante espacio, pero muy confuso y fragmentario, en nuestra narración. Una brigada compuesta por seis hombres duchos en la profesión y orientados a los delitos económicos.

La toma del Cuartel de la Montaña, en 1936

Las tropas desleales de la España reaccionaria han sido batidas por el pueblo y por las fuerzas de la Guardia civil y de Asalto de la España auténtica
Madrid, capital de la República, capital de la lealtad y del heroísmo popular
UNO A UNO HAN IDO CAYENDO ESTA MAÑANA TODOS LOS CUARTELES EN DONDE SE HALLABAN AGRUPADOS LOS CONJURADOS

A la sombra del Cuartel de la Montaña, 45 años más tarde

Carlos Sampelayo

Lo primero fue el Cuartel de la Montaña. ¿Contarlo nuevamente? No, pero debo dar mi versión y mi visión.
La noche del 17 de julio vino a vernos al gabinete de prensa de Teléfonos el capitán Zamarro –un artillero republicano de verdad- y nos dijo que en el Cuartel de la Montaña se iban congregando numerosos falangistas paisanos; que lo había denunciado en el ministerio de la Guerra y no le hacían caso.

Diario Madrid, razones de un compromiso

José-Vicente de Juan*

Apenas diez días después de la incautación de Heraldo de Madrid por los falangistas, el periodista Juan Pujol, uno de los depositarios de la confianza del General Franco y de su equipo de Propaganda a quien se le entregaron el edificio de la calle Marqués de Cubas, sus instalaciones y maquinaria, sacaba a la luz un nuevo periódico, también vespertino, el Diario Madrid. Era el 8 de abril de 1939, Sábado Santo. Uno ligeros retoques en el rudimentario diseño y el cambio de cabecera y redactores habían hecho posible tan fulgurante transformismo. Un medio más al servicio del que iba a ser nuevo Régimen.

La entrevista imposible a Juan Benet, por Juby Bustamante

Juby Bustamante

Escribe desde hace mucho, es ingeniero, catalán y un poco vasco, alto y con el pelo gris. El año pasado ganó el premio Biblioteca Breve, y el libro “Una meditación” –aquel que escribió en un rollo todo seguido, con un mecanismo dificilísimo- va a salir dentro de unos días.
París, capital del mal gusto
La cosa empezó así:
– Quiero hacerte una entrevista
– Muchas gracias; pero no. No hay nada interesante que decir.
– Que sí, hombre, que algo siempre hay.
– ¡Huy, lo que se van a aburrir los lectores con lo que yo diga…! Que no.
Pero luego alguien se puso en medio, influyó y al fin la entrevista quedó acordada para algunos días después.

Los viejos maestros del periodismo nunca mueren

Eduardo del Campo

En octubre de 2004 curioseaba en Nueva York en la extensa librería de la Columbia University (bookshop, no library: no sé si muchas universidades en España tienen tienda de libros además de biblioteca) y encontré un volumen que compré sobre la marcha y que recomiendo a todo el mundo, The Art of Fact, A Historical Anthology of Literary Journalism.

Editando a Luis Bonafoux 100 años más tarde

Agus y Ana*

Nuestro acercamiento a la figura de Luis Bonafoux y a sus textos se produjo a través de las múltiples y entrelazadas investigaciones que llevamos realizando desde hace más de 10 años sobre las pioneras y los pioneros del periodismo comprometido internacionalmente y sobre todo en la España de entre-siglos: mediados y finales del siglo XIX, y los albores del siglo XX.

De cómo los nazis odiaban a los soviéticos

Antonio César Moreno Cantano*

A raíz de la “Operación Barbarroja” (calificada por el mariscal Antonescu como una guerra santa) se desplegó por toda la Europa del Eje una auténtica corriente de odio contra el vecino ruso. Expresado el mismo de multitud de formas, uno de los aspectos más llamativos y atractivos para las masas fue el que se plasmó a través de grandes exposiciones internacionales, que recurriendo al arte (pabellones fotográficos, murales, carteles, esculturas, pinturas) y la propaganda crearon un prototipo del enemigo totalmente despreciable para los ciudadanos germanos, franceses o españoles.

¿Ha ganado Alemania la III Guerra Mundial?

Gil Toll

Hace cien años que se inició el conflicto que desangraría a Europa durante 4 años. Una guerra causada por la rivalidad económica de las potencias de la época a la conquista de las materias primas del mundo colonial y la hegemonía en el propio continente europeo. Alemania había vivido su reunificación apenas 40 años antes y este proceso político generó grandes sinergias en el plano económico.

Miseria de las alturas

Luis Bonafoux

¿Recuerda el lector que en el período más angustioso de la guerra de los Balcanes, cuando se teme que Austria declarase la guerra, un publicista francés, nacionalista por más señas, convencido de que el imperialismo enfermizo del archiduque Francisco Fernando produciría, más tarde o temprano, una hecatombe en toda Europa, no tuvo reparo en desearle la muerte, “porque el anarquista que lo matase –dijo él- haría un bien a la Humanidad?”

Exilio, represión y expolio económico

Gil Toll

Los primeros exilios de la gente de Heraldo de Madrid llegan en 1937. El director histórico, Manuel Fontdevila, se instala en París, acompañado del jefe de redacción, Alfredo Muñiz. Allí coinciden con otros periodistas destacados, como Manuel Chaves Nogales, que tras su paso por Heraldo de Madrid había ocupado la subdirección de Ahora.

Un periódico en guerra

Gil Toll

En la mañana del 28 de marzo, la redacción de Heraldo de Madrid permanecía en silencio. La radio encendida transmitía música militar como banda sonora del avance de las tropas franquistas por el extrarradio en dirección al centro de la ciudad. En la sala de redacción estaba el director de los últimos tiempos, Federico de la Morena, los redactores Enrique Ruiz de la Serna, Juan Antonio Cabero, Eduardo de Castro, Antonio Uriel y Diego San José. También estaban el caricaturista Sama y el fotógrafo José María Díaz Casariego.

De Periodismo

Manuel Chaves Nogales

Al distinguido sportman D. Mariano Benlliure y Tuero, hijo del gran escultor del mismo nombre, le publica hoy el fraternal colega El Liberal un artículo sobre periodismo y reportaje. El tema me interesa y aprovecho la ocasión para darme por aludido, aunque esta no haya sido la intención del comunicante.